El maquillaje no me va… Ni a mi escritura

Cuando escribo, lo único que sé es que sufro de dolor, de esperanza, de alegría; sé que estoy sufriendo y que necesito decirlo

JAIME SABINES

Es cierto, no soy capaz todavía de ponerle nombre a mis oraciones. No me queda claro si la frase que escribo es una oración subordinada, coordinada o yuxtapuesta. Por ahora procuro no separar sujeto de predicado y el verbo del adverbio; cuido los acentos y hago mi mayor esfuerzo con la coma vocativa y el punto y seguido para no romper con la armonía del texto. 

El siguiente paso es buscar transmitir las ideas de manera asertiva y sin separarme de la sinceridad. Poner atención en la ortografía y la gramática, sí, pero sin buscar tanto en el diccionario y ahondar más en la consciencia.

Considero la escritura como un acto de respeto a mí misma; por ello, siento el deber de ser honesta, transparente… Que cuando alguien me lea pueda sentir la velocidad de la sangre que corre por mis venas, el bombeo de mi corazón… Pum PUM, pum PUM.

Defiendo que la misma auto edición de un texto debe sostener la esencia del yo autor y del texto mismo. Una búsqueda forzada de sinónimos para “evitar repeticiones” o construcciones demasiado POMPOSAS y COLOSALES llenas de METÁFORAS y ALEGORÍAS me hacen recordar una Navidad en concreto.

Había llegado temprano a la reunión de Nochebuena a casa de una de mis tías y subí al cuarto de mis primas, que todavía se estaban “arreglando”. “Desde las 5:00 nos metimos a bañar y todavía no estamos listas, ¿tú crees?”, me dijo una de ellas. Miré el reloj, eran las 8:30.

Tenían ropa dispersa por toda la alfombra de la habitación. Sobre la cama, dos maletillas gigantes llenas de frasquitos de todos los tamaños y con distintos materiales: polvos, líquidos, pegamentos. Además de utensilios como brochas y esponjas, también de distintos tamaños. Si no fuera porque vi que se embadurnaban cosas en la cara, podría apostar que eso (a lo que ellas llamaban cosmetiquera) era la maleta de trabajo de algún artista plástico restaurando algún santo.

Me recosté en la cama a esperarlas. Observaba a una y a la otra, al igual que los objetos alrededor. No exagero si digo que entre las dos primas tienen trescientos pares de zapatos, TRESCIENTOS. De todo tipo, de todos los colores y texturas: de verano, de invierno, deportivos, de playa, de ciudad, de bosque, de fiesta, de cine, de escuela. TRESCIENTOS pares. En un perchero junto a la puerta, había bolsos; chicos, GRANDES, medianos. Y en una repisa de madera: perfumes, cremas, lociones. Muchas cosas, mucho de todo.

Entre la espera y el ver que se maquillaban con tanta pasión y minuciosidad, me dejé llevar y comencé a hacer lo mismo que ellas, pero al notar que yo no tenía idea de para qué era cada frasco y cada brocha del maletín, se encargaron de mí. Me peinaron, me maquillaron, me prestaron ropa: una mini falda, una blusa ombliguera, medias, zapatillas altas y hasta un push up bra para resaltar los atributos. Luego de las horas de producción, me vi en el espejo, me veía linda, de las pocas veces que me he visto femenina (sin contar la vez que usé vestido en mi primera comunión a los once años). Nos hicimos un par de fotos juntas. Me veía bien, pero no me parecía a mí. Ellas sí se parecían a las de siempre y se veían muy lindas, pero yo simplemente no me sentía yo, era otra con mi cara.

Así de artificial creo que es la escritura deshonesta y llena de artificios, como yo en esa fotografía con maquillaje, pestañas postizas y push up bra. De esa manera entiendo que, si mi escritura soy yo, y que no me puedo desvincular, entonces prefiero no usar maquillaje.

También te puede interesar

9 comentarios

  1. Cada cosa que hacemos en la vida debe tener consciente o inconscientemente nuestro toque, el sello que plasme que es producto de cada quien y que el maquillaje como la escritura puede ser tan plástico como quien se lo aplique o escriba.
    La mirada brilla con o sin maquillaje, las palabras se sienten sin importar si es tinta azul o negra.

  2. Una mirada puede brillar aún sin maquillaje, las palabras se pueden sentir con tinta azul o negra, siempre y cuando vengan del corazón.

  3. A motivating discussion is worth comment. I do believe that you should publish more on this subject, it may not be a taboo subject but usually people do not talk about these issues. To the next! All the best!! Rebeca Lothario Dutch

  4. You made some good points there. I checked on the internet for more information about the issue and found most people will go along with your views on this website. Adele Tammy Garcia

  5. Howdy, I do think your website might be having web browser compatibility problems. When I look at your website in Safari, it looks fine however when opening in IE, it has some overlapping issues. I merely wanted to provide you with a quick heads up! Besides that, wonderful site! Waneta Nels Cassaundra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.